LAS COLILLAS

Historias
Esta mañana iba a recoger a Blau a la peluquería donde lo había llevado para que lo lavaran y lo pusieran guapo. Algo que yo podría haber hecho, dado su tamaño y su pelito corto, pero no he querido por no jorobarme la espalda. Total, he pensado, por 18 euros… Cuando estaba punto de llegar, en la esquina, he visto ya de lejos, como un señor que claramente podría “etiquetar” de pobre, se iba agachando al suelo una y otra vez. Era delgado, muy delgado. Su piel lucía ese moreno de calle, curtida por miles de horas al sol. Llevaba una barba descuidada, que se iba acomodando a su cara, a medida que iba creciendo. Al acercarme he visto, con estupor, que lo que estaba recogiendo del suelo eran colillas…
Leer más
¿CAMBIO DE FASE?

¿CAMBIO DE FASE?

Opinion
El pasar de fase no significa que el peligro de contagiarse haya disminuido, sino que los hospitales y las UCIS están preparadas para recibir una nueva oleada de enfermos, porque saben que la habrá.  El pasar de fase no es para echarse a la calle, como si nada hubiera ocurrido; como si los más de 27.000 muertos fueran cosa del pasado. “Total, unos cuantos viejos menos. Mejor para la Seguridad Social; se va ahorrar un montón de pensiones”. A toda esa chusma que llena terrazas; que se abraza por la calle; que se ríe de los timoratos que nos cubrimos con guantes y mascarillas, y se burla cuando mira hacia los balcones y ve que todavía quedan idiotas que aplaudimos a las ocho de la tarde (Eso ya no mola,…
Leer más
Felicidades, mi vida.

Felicidades, mi vida.

Historias
Bien, bien, no sé cuando naciste, pero tenemos que poner alguna fecha para poder celebrarlo, ¿no crees? Así que haremos caso a lo que indica tu cartilla veterinaria, y tomaremos este diez de mayo, como el maravilloso día en que llegaste a este extraño mundo. ¡Felicidades principito! Dos años. ¡Eres un bebé! Felicidades, y gracias... ¡por tantas cosas! Por tu alegría; por tu compañía; por tu cariño (sin ser zalamero); por tus inagotables ganas de jugar; por tu divertida curiosidad; por tu carita triste cuando me voy, y tus saltos cuando llego. Por querer estar siempre a mi lado mientras escribo; por apoyar tu cabecita en mis piernas cuando estoy en el sofá viendo la televisión o leyendo; por pegarte a mí por las noches en la cama (aunque se…
Leer más
CERRAMOS

CERRAMOS

Historias
Como cambian las cosas cuando les puedes poner nombre y apellidos. Como, de repente, la realidad se muestra en toda su crudeza cuando puedes asociarla a un rostro. Paro; Ertes; Pymes; autónomos…Palabras que vomitan sin cesar todos los medios de comunicación, a todas horas, y que acabamos por enmudecer, ajenos a ellas. Cuando vemos esos testimonios desgarradores de personas cuyos negocios han tenido que cerrar, y se lamentan de que no saben qué hacer, porque los gastos siguen aporreando violentamente a sus puertas, mientras que todos los ingresos han saltado por la ventana, y vemos como son incapaces de dominar las lágrimas de tristeza, frustración e impotencia, lo más que pensamos es:” Pobre gente. ¡Vaya panorama!” Y es que, reconozcámoslo, la vida seguirá, y lo que ofrecía aquella tiendecita, arruinada,…
Leer más
HISTORIAS DE UNA ESCALERA CONFINADA: 4º 1ª  El bicho está ahí afuera. Yo no salgo.

HISTORIAS DE UNA ESCALERA CONFINADA: 4º 1ª El bicho está ahí afuera. Yo no salgo.

Historias
Hola, me llamo Adrián Serrano Benítez, tengo siete años,  y vivo en mi casa con mi mamá, Rocío. En casa no hay nadie más porque como el bicho está afuera, mi mamá no quiere que entre y que nos haga daño, y no abre la puerta a nadie. Bueno, solo a mi tía Daniela que es la que trae la comida y las cosas que mamá le pide, y también el del super, aunque ese lo deja todo en el ascensor y llama por el telefonillo del portal y dice: “Le dejo el pedido en el ascensor” Y mamá le contesta: “Vale, gracias” Y sale un momento, espera a que llegue el ascensor y coge un montón de bolsas. La tía Daniela viene siempre con guantes y con una mascarilla,…
Leer más
Historias de una escalera confinada: 2º 3ª ¿Estás bien?

Historias de una escalera confinada: 2º 3ª ¿Estás bien?

Historias
Me llamo…, prefiero no dar ningún dato mío, por si acaso. Todavía recuerdo aquel día de enero, cuando se empezaba a hablar de China, y de un virus, y de muertos y, sobre todo, de gente que se tenía que quedar, obligatoriamente, en sus casas, sin salir para nada. Un escalofrío recorrió mi cuerpo cuando…él, me dijo: ¿Te imaginas que esto pasara aquí? Todo el día, juntitos. Qué bien, ¿eh, churri? ¡Churri! Siempre he odiado esa palabra. Quizás en otra boca pudiera sonar graciosa, o hasta cariñosa, pero en la suya… Todo lo que salía por ella era ofensivo, humillante y dañino. ¡Todo! Hasta sus silencios hacían daño. La calle y el trabajo eran mis únicos ratos de libertad. En el momento en que salía por el portal, y me…
Leer más
Exaltación literaria a la Virgen de la Soledad de Zamora (texto completo, 29-02-2020)

Exaltación literaria a la Virgen de la Soledad de Zamora (texto completo, 29-02-2020)

Actos
Mi querida Virgen de la Soledad, pues... aquí me tienes. Todavía me cuesta creerlo. Tengo reparo hasta de mirarte, porque temo que la emoción de estar tan cerca de Ti, como posiblemente, nunca más vuelva a estarlo, me impida expresar todo lo que he intentado plasmar en estos folios. Si me permites, quisiera transmitir a la junta Directiva de la Cofradía de Jesús Nazareno; a todas las personas que llenan esta magnífica iglesia de San Juan de Puerta Nueva, y a todos los zamoranos, mis mayores respetos y mi mayor agradecimiento. Gracias por hacer posible que esté hoy, primer sábado de Cuaresma, en este altar; gracias por vuestro cariño, y por vuestro calor. No quiero que me veáis como a una extraña, sino como a una mujer que, a cientos…
Leer más
Tú también te quedas en casa

Tú también te quedas en casa

Historias
11 de abril del 2020   Sábado Santo Hoy era el día de los hábitos negros; de las capas volando con el viento; de las tulipas; de las miradas emocionadas; de los nervios, después de tan larga espera; de las manitas de las nuevas damas agarrando con fuerza las de sus madres, o sus abuelas, o sus tías. Hoy era el día en que toda Zamora callaba, ante la presencia de una Madre, que lo ha perdido todo, y aún así, sale a la calle para agradecer, en silencio, el cariño que la profesan las miles de personas que aguantan la respiración al verla pasar, despacito, sin fuerzas ya, ni tan siquiera, para levantar sus agotados ojos. Pero no…Hoy no “era el día: Hoy ES el día. Hoy es tu día,…
Leer más
No soy ninguna heroína

No soy ninguna heroína

Opinion
¿Sabéis lo que más miedo me da del día en que todo vuelva a una relativa calma, y recobremos nuestras rutinas? El darme cuenta que sigo siendo la misma que hace cuatro, cinco, seis o siete meses. Que no soy ni mejor ni peor que antes. Que sigo teniendo los mismos defectos, las mismas manías, los mismos miedos, las mismas inseguridades y los mismos recelos. El día en que, por fin, nos “den el alta”, y las calles se vuelvan a llenar de gente, tengo miedo de llegar a pensar que he tirado unos meses (únicos de mi vida), por la ventana, porque teniendo todo el tiempo del mundo, no he acabado de escribir la novela que tengo a medias; ni he compuesto una sinfonía; ni he pintado un cuadro;…
Leer más
Cuestión de respeto

Cuestión de respeto

Opinion
Ilusa de mí; apostante por el buen hacer de la raza humana, pensaba que este año iba a ser diferente. Cada Semana Santa me cojo un berrinche. Ya sé que debería haberlo superado y que, a mis años, esas cosas tendrían que resbalarme, pero…no puedo evitarlo. Pensaba que este año, en el que todos estamos más sensibilizados; en el que, absolutamente todos, estamos metidos dentro del mismo barco; padeciendo los mismos miedos, y anhelando las mismas caricias, aprenderíamos a respetar los credos, o las costumbres de los demás. ¿Por qué todo lo relacionado con la religión católica (por supuesto, con las otras nadie se atreve), produce esa especie de urticaria, cuya picazón solo se alivia a base de mofas, de críticas y de menosprecios? ¿Por qué hay que presumir de…
Leer más