info@alicialakatosalonso.com

Felicidades, mi vida.

Bien, bien, no sé cuando naciste, pero tenemos que poner alguna fecha para poder celebrarlo, ¿no crees? Así que haremos caso a lo que indica tu cartilla veterinaria, y tomaremos este diez de mayo, como el maravilloso día en que llegaste a este extraño mundo. ¡Felicidades principito! Dos años. ¡Eres un bebé!

Felicidades, y gracias… ¡por tantas cosas!

Por tu alegría; por tu compañía; por tu cariño (sin ser zalamero); por tus inagotables ganas de jugar; por tu divertida curiosidad; por tu carita triste cuando me voy, y tus saltos cuando llego. Por querer estar siempre a mi lado mientras escribo; por apoyar tu cabecita en mis piernas cuando estoy en el sofá viendo la televisión o leyendo; por pegarte a mí por las noches en la cama (aunque se nota ya el calor, y cada vez te separas más). Por hacerme la mujer más feliz del mundo cada vez que me sumerjo en tus increíbles ojos azules.

Gracias por ayudarme a que este confinamiento haya sido muchísimo más llevadero; sin ti no sé si lo hubiera podido resistir. A tu lado jamás me siento sola. Gracias por ser tan sociable con todo el mundo; los conozcas o no, sean personas mayores o niños, sean perrillos o perrazos.

Gracias por hacerse sentir orgullosa cuando veo que la gente te mira con cariño, y te llaman por tu nombre, porque medio barrio ya te conoce, y tú les correspondes moviendo mucho el rabo.

Me has devuelto una alegría que creía perdida.

No sé lo que pensaras de mí. Ignoro como fue tu vida anterior, a ese veintiuno de septiembre del año pasado, en que nuestras vidas se juntaron. Espero que te haya podido ayudar, no a olvidar, pero sí a volver a creer en los humanos.

No sé si me ves como una señora muy mayor, o como una bella jovencita. No sé si comprendes mis cambios de humor. Me he dado cuenta de que te gusta verme alegre, canturreando, y no querría, por nada del mundo, que te preocuparas cuando, alguna vez, me vieras llorar.

Deseo de todo corazón que nos espere una larga vida juntos. Qué ganas tengo de llevarte a la playa, y de poder irnos de viaje. De compartir todo lo bueno contigo.

Quien te conoce, acaba enamorado de ti, porque te haces querer. ¡Feliz cumpleaños, tesoro!

Un pensamiento en “Felicidades, mi vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *