info@alicialakatosalonso.com

Mi querido septiembre, ya estás aquí

Ya sé que soy rara y que posiblemente muchos de vosotros pensareis todo lo contrario, pero…cuántas ganas tenía de pasar la hoja de la agenda y  encontrarme con este noveno mes del año. Tendréis que reconocer conmigo que septiembre, mucho más que enero, es el mes de los buenos propósitos y de las nuevas expectativas. Nuevos cursos; nuevas metas; nuevas, o renovadas ilusiones…

Me ha gustado mucho la frase que acompañará a los treinta días de este mes en el calendario que tengo colgado en la cocina: “El mayor placer de la vida es hacer las cosas que la gente dice que no podemos hacer” ¡Me encanta! Rebeldía pura. Escuchar solo a tu corazón, y si algo sale mal, que nos sirva de experiencia, y a otra cosa.

Septiembre es el mes en que todos volvemos a reencontrarnos; con los amigos; con los compañeros del trabajo; con la gente del barrio, y hasta con los de la televisión y la radio. Se acabaron los programas sustitutos que solo han servido para añorar, aun más, a los originales. Se acabó el ir a tu tienda de todo el año y encontrarte con el cartelito de “Cerrado por vacaciones”. Se acabaron las líneas cortadas de metro que a tantísimas personas han amargado el verano. “Ahora es la mejor época para ponerlo todo patas arriba, como en la cuidad se han ido casi todos” ¿Perdón?

En septiembre (espero y deseo), se acabaron las noches de insomnio y de vuelta a un lado y vuelta a otro, intentando encontrar ese trocito de sábana bajera (la encimera ha ido a hacer puñetas hace rato), que refresque un poco unos pies que parece que vengan de pisar durante dos horas la abrasadora arena de una playa.  

En septiembre volveremos a taparnos con la sábana, y pondremos una colcha fina, y a media noche hasta notaremos que hace fresquito. ¡Qué maravilla!

En septiembre esteramos a punto de darle la bienvenida a la estación en que la naturaleza se viste de color ocre. Los árboles empezarán a jugar con los pinceles, coloreando sus hojas de  amarillos, marrones o naranjas.

El sol volverá a convertirse en nuestro amigo. Ya no huiremos de él, ni bufaremos al notarlo a nuestro lado. Ahora nos dejaremos acariciar por sus suaves rayos, y ronronearemos como mimosos gatitos.

Este mes de septiembre para mí está lleno de acontecimientos importantes que me llenan de una enorme ilusión. Mi nueva novela se pondrá sus mejores galas para presentarse en sociedad. Primero en Barcelona, en la  biblioteca de un barrio donde viví durante más de cuarenta años (Biblioteca de la Sagrada Familia), y después en mi querida Cornellà, y también en la biblioteca que me abrió sus puertas desde el primer día que me vio aparecer con mi primer libro bajo el brazo (Biblioteca Marta Mata).

Sé que van a ser dos presentaciones llenas de emoción, porque estoy segura que estaré acompañada por mucha gente a la que aprecio y, desde aquí y desde ahora, se lo agradezco.

Septiembre también me tiene reservado el placer de conocer tierras nuevas, y de enriquecerme con otras culturas.

Amigos… aquí va un refrán: “Septiembre es frutero, alegre y fiestero”. Un abrazo a todos, y espero veros muy pronto a muchos de vosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.