info@alicialakatosalonso.com

«La vie en Blau»: ¿Dónde están mis recuerdos?

Esta mañana Mª Ali me ha adelantado que iremos a comer a casa de la tieta  porque van a celebrar una fiesta.

¿Qué quien es Mª Ali? Es la señora que me vino a buscar cuando estaba en aquel refugio; la dueña de la casa del sofá, y de la cama grande, y de la terraza.  Ella se llama Alicia, pero su familia y sus íntimos más íntimos la llaman Mª Ali, y como yo ya soy de la familia, me puedo permitir el lujo de llamarla así.

Aunque ella tiene una manera de ladrar muy diferente a la mía, la entiendo en casi todo lo que me dice, y si no, hay veces que solo con mirarnos, ya sé lo que quiere. ¡Qué cosas!

Pues me ha dicho que hoy era una fiesta en la que se recordaba, de manera especial, a todos los que se ha querido mucho, y ya no están. Y me ha explicado: Como mi madre; mis abuelos; mis tíos; mis amigos…

Ella veo que habla mucho con una señora que está en una foto. El primer día, yo estaba en la cama, desperezándome, y creí que me llamaba. Salí corriendo y vi que le estaba dando los buenos días . No me fijé si le contestó, pero me parece que no.

Yo no sé si también tengo que celebrar algo; pero ¿qué? Por más que quiero pensar solo me vienen a la cabeza imágenes de personas. A lo mejor es que no he tenido madre, ni abuelos, ni tíos, ni amigos…

Qué bonito debe ser poder tener otra vez contigo a los que has querido, porque mientras piensas en ellos, los vuelves a ver,  y te alegras. Te hacen compañía.

Ahora de repente de ha entrado mucha tristeza. Me siento un poco solo. Las personas con las que estoy ahora son muy buenas, y Mª Ali, la que más, pero… me gustaría saber si hay alguien por ahí, como yo, que me echa de menos.

En ocasiones me parece ver a otros perrillos por la casa. Hay un armario, donde la cama grande, que tiene una de las puertas como si fuera un cristal, y, qué curioso, siempre que me acerco sale un perro. Es más o menos igual de pequeño que yo, pero no huele a nada. Es muy raro.

Me gusta mucho salir a la calle porque allí sí que me encuentro con muchos perros que huelen. En cuanto veo uno empiezo a tirar de la correa para acercarme a él. La gran mayoría son muy majos y nos olemos el culo y lo pasamos muy bien; luego hay otros que no me hacen ni caso y van como palos de escoba, igual que sus dueños; y luego hay algunos que Mª Ali noto que me tira de la correa para que no me acerque. No sé, pensará que me pueden hacer algo malo. La verdad es que suelen ser muy gruñones o muy, muy grandes.

¿Os imagináis que un día me encuentre con mi mamá? ¿O mis hermanos? No sé si sabría reconocerlos, pero me volvería loco de alegría. ¡Ojalá!

Aunque quizás ya no estén vivos, y entonces hoy sería el día para recordarlos. Pero, si no les pongo cara, si no sé cómo eran… ¿cómo voy a poder hacerlo?

¿Vosotros habéis tenido personas que os hayan querido? ¿Y os acordáis de cómo eran y de lo que decían? ¿Y cómo sonaban sus voces? ¡Qué suerte! Así nunca se irán del todo.  Siempre que estéis un poco tristes, como yo ahora, podéis agarrar esos recuerdos y abrazarlos muy fuerte.

Bueno, voy a ver si Mª Ali quiere jugar conmigo a la pelota, o mejor, a ver si me da un chuche y se me pasa esta tontería que me ha entrado de golpe. Además, luego  estaré con mi primo, Merlín. ¡Vaya pieza! Es algo mayor que yo pero muy divertido. Él juega con cuatro pelotas de diferentes colores, y las conoce todas. La tieta le dice: “A peotazú”, y él rápidamente va a por la de color azul. O… “ A peotaverde”, y el tío le lleva la verde. ¡Es un crack!

Que tengáis todos una feliz fiesta del recuerdo.

2 comentarios en “«La vie en Blau»: ¿Dónde están mis recuerdos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.